viernes, 21 de julio de 2017

Desde el barco










4 comentarios:

  1. «¿Qué es mi barco? Mi tesoro. ¿Qué es mi Dios? La libertad. ¿Mi ley? ¡La fuerza y el viento! ¿Mi única patria? ¡La mar!

    ResponderEliminar
  2. Ay que mar más bonito...siempre lo digo en estos casos, pero no sé si los que viven con él al lado son conscientes del regalo que tienen. Tú desde luego sí, no hay más que verlo en estas fotos a través de tu mirada... Un beso Mari, y feliz salida de Julio.

    ResponderEliminar
  3. <>. Gracias por ese eco entre las olas, Mar del Norte...

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Ángel veraniego! ;) Así es, tal y como dices, un regalo inmenso tenerlo cerca, aunque en verano... en fin ¡ni te cuento cómo están las playas!; yo prefiero visitarlo en otra época, cuando solo estamos él y yo y hablamos de eternidad mientras camino por la línea de su orilla :) Un fuerte abrazo guapetón, ¡anda que no quedan todavía calores que pasar! Disfruta mucho lo tuyo y a ver cuándo me toca a mí el fresquiviri jajajaja

    ResponderEliminar